Mar de lejanías...


Tráeme la sal de los recuerdos, de la memoria antigua, de la historia ignota, de mis raíces sumergidas…

Tráeme el corazón de los que ya no están, de los que bebieron de tus lágrimas de arena y iodo…

Tráeme mi propia historia, grabada en cada ínfimo remolino, en cada ola que aún no se ha elevado, en cada bruma de tus amaneceres por llegar. En el frío rumor de tus profundidades…