El espejo quebrado...


El día en que finalmente mi espejo se quiebre, me iré despacio y sin penas…

Encontraré otro espejo en cualquier recóndita realidad que seguramente reflejará otro rostro, otro cuerpo y otra vida que, a partir de entonces, será la mía…