Recuerdos de ausencias...


Cada vez que mi piel te recuerda durante las grises divagaciones de mil soledades cotidianas, o cuando te alcanza a vislumbrar apenas entre los murmullos opacos y secretos de mis sueños, te busca, te llama. Te espera...

En esos momentos taciturnos, casi desconsolados, mi piel es como un frágil pétalo, un papel en blanco, una danza de arena alzándose en leve vuelo por sobre las dunas de mi cuerpo mientras tú no estás, mientras no te tengo, mientras duele tu ausencia…