Sensaciones...


Sensaciones...

Las sensaciones son como mi sangre. Espejismos sutiles, fantasías a flor de piel...
La realidad que hago mía es un juego permanente entre sentidos y sensaciones. Una suerte de espejo irreal e intangible, un juego de ilusionistas, un destello luminoso aromado de azahares. Un cristal mágico que existe sólo para mí; que sólo habla para mí. Un cristal que me dice lo que soy con más precisión que el espejo de la sala, que nada más sabe imitar un cuerpo y un gesto.

Una caricia, un beso, una mirada. Una palabra al pasar.
El roce del vestido agitado por tu mano o por la leve brisa de tu respiración.
El aroma dulzón de un pensamiento de amor.

Esa soy yo.
Sensaciones...

Mira como soy.
Sensaciones...

Mira lo que soy.

Sensaciones...