Bendiciones y blasfemias...


Con la historia en una mano,
la ilusión en la bragueta
y el futuro en la heladera.

Con la voz hecha graffiti,
los silencios maniatados
y una idea en la picota.

Con la monja haciendo esquina,
los travestis con sotana
y el rabino en calzoncillos.

Con el hambre patentado,
con la sed en damajuanas
y la Biblia empetrolada.

Con gentíos solitarios,
con la luz de las tinieblas
y palomas en la pira.

Con amores sin herencia
y mordazas de palabras,
va la vida, blasfemando.
Va la muerte, bendiciendo.

Mariel
............................................

Esta poesía la escribí en 2003 a raíz de la invasión de Irak. Por la prepotencia de los poderosos y con la rabia que me produjo la indiferencia de los diferentes estratos sociales del mundo entero, la desidia y el silencio infame del periodismo, la complicidad de organismos internacionales, religiones y países. Todo lo cual terminó avalando y dando soporte a la matanza indiscriminada y a la rapiña que el que quiere saber, sabe...
Hoy estamos ante la posibilidad real de asistir a otra tragedia, matanza o atrocidad semejante a aquella de Irak. Y lo que es peor, no será seguramente la última...
Por eso es que recordé esta poesía que me parece, humildemente, que no ha perdido actualidad en absoluto, a pesar de sus diez años de antigüedad...

NO A LA GUERRA!!