Siempre...


La brisa me trae tu voz.
y la noche, tu mirada…

Y en los pliegues de mi piel
el almendrado recuerdo
de tus manos…