El fin...


El día se termina. Es el fin, como el de algunas historias, como la mortecina luz de los amores olvidados. Como muchas ilusiones o como tantas esperanzas. Como todas las amarguras…

El día termina y yo salgo de este mundo de ilusiones despechadas con el pequeño bagaje de mínimos instantes de felicidad, retazos de soledad, risas sinceras, dolores antiguos, angustias nuevas, placeres relampagueantes, palabras dichas, palabras calladas, sueños frustrados y fantasías utópicas…

Un día, en definitiva, pleno y enriquecedor…

Esta noche soñaré nuevos sueños. Otros sueños. Sueños que mañana se harán realidad por un designio del destino o por la prepotencia de mis deseos…