Garúa...


De poco en poco
me hice bruma.
La mirada era espuma
y mis labios ausencia.
Difuminada y llorosa.
De silencios grises
y adormecidos besos...

Me hice nube,
me dije "fluye".

Me vestí de tarde
desnuda de otoños...
Y a un cielo y medio
de bostezar mis lunas
me dijiste "dame",
yo te rogué "toma".

Que ataras mis manos
y liberaras mis pies.

Bebí con fruición
la voz de tus suspiros
entre mis besos llovidos
y este llanto de sal.

Gemido alado
que de mi vientre gris
humedeció tu cuerpo
como garúa de amor.

Mariel