Piedad...


El día que te fuiste sentí la soledad sobre mis hombros como una oscura y dura mano oprimiéndome los huesos aturdidos. La sentí también en el ruedo del vestido, carcomiendo mis velos y dejándome el alma a la intemperie.

Varias noches y mil lágrimas después comprendí que la soledad no era tu ausencia, tu abandono, tu distancia.

La soledad era no tener piedad de tí…

Ni de mí.