Mujer...


Una bella mujer aunque se aleje, nunca se va. Queda grabada para siempre en los ojos de tu piel y no habrá hechizo ni tiempo ni distancia que la deshaga, la borre o la marchite. Quedará prendida en tu memoria como un sutil abrojo del deseo.