Velos...


Te ví llegar...
Así, tan seguro.
Tan ausente de esos mismos miedos que a mí me envuelven...
Te ví  acercándote y no me animé a descorrer mis velos.

Miedo a que tus ojos no me reconocieran…