El tiempo esférico (o la eternidad disimulada)


"No crecemos absolutamente, con un orden cronológico. Crecemos a veces en una dimensión y no en otra; de manera desigual. Crecemos parcialmente. Somos relativos. Somos maduros en un campo, infantiles en otro. El pasado, el presente y el futuro se mezclan y nos tiran hacia atrás, hacia delante o a que nos arreglemos en el presente. Estamos hechos de capas, células, constelaciones "

Anaïs Nin

Siempre estoy volviendo
por los inmutables meridianos
de la esfera eterna del tiempo,
reclusa en ésta cárcel
sin aristas ni barrotes.

Imagino que ha de ser
por la ausencia de fronteras
entre todo lo vivido,
lo que resta por vivir
y lo que queda por morir.

Creo que siempre me estoy yendo.

Si el nítido espejismo
de la vida y de la muerte
se repite como un eco
en los ciclos infinitos,
debe ser porque es el tiempo
quien abarca al universo,
quien moldea la materia
y contiene la energía;
manipula cada sueño
y regula la memoria.

Si no fuera como creo
no podría ya explicarme
cómo es que todavía
sigue fresco tu recuerdo
en la palma de mi mano
y en el meollo de la noche.